El Supremo otorga la vivienda a la exesposa, en defecto del padre e hijos

El  Tribunal Supremo  ha abierto una nueva vía en los casos de divorcio en España donde estén implicados hijos mayores de edad. La sala de lo civil adjudica la vivienda a la esposa divorciada, después de una convivencia de 23 años, al entender que la misma, está más necesitada de protección que los hijos, mayores de edad, los cuales convivían con el padre en dicha vivienda, por decisión de la Audiencia Provincial de Cantabria, hasta su revocación por esta sentencia del Supremo, que examina  cuál es el interés más necesitado de protección a la hora de atribuir el uso de la vivienda familiar cuando aún conviven en ella hijos mayores de edad. La Audiencia Provincial consideró, con apoyo en el primer párrafo del artículo 96 del Código Civil, que el interés más necesitado de protección siempre es el de los hijos, ya sean menores o mayores de edad, y por ello atribuyó el uso al padre con quien habían manifestado su voluntad de residir. Sin embargo ahora el Supremo acoge la tesis según la cual, en orden a atribuir el uso del domicilio familiar, no es igual la protección dispensada a los hijos menores que a los mayores de edad, distinción que se traduce en la no aplicación del artículo 96.1º del Código Civil a los mayores de edad, a los que resulta de aplicación la previsión del apartado 3º de dicho precepto.