Ley de Medidas de Agilización Procesal

El BOE de 11 de octubre publica esta Ley que nace con el propósito de suministrar a los Tribunales instrumentos procesales óptimos para la agilización procesal. Así, la Ley 37/2011 introduce sendas modificaciones en los órdenes penal, contencioso-administrativo y civil. En el orden penal las modificaciones se refieren fundamentalmente a las implicaciones procesales del régimen de responsabilidad de las personas jurídicas, en tanto que en el orden contencioso-administartivo se modifican aspectos relativos a la prueba, se eleva a 30.000 € la cuantía de los asuntos a resolver por los trámites del procedimiento abreviado o se instaura en materia de costas el criterio del vencimiento. En cuanto al orden civil se elimina el límite cuantitativo que se venía aplicando al juicio monitorio y se extiende este sistema a los juicios de desahucio por falta de pago, se excluye el recurso de apelación en los juicios verbales por razón de la cuantía cuando ésta no supere los 3.000 € o se modifican cuestiones relativas a la ejecución.