Aprobada la nueva Ley de interrupción voluntaria del embarazo.

El Congreso ha aprobado la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, publicada en el BOE de 4 de marzo.

La nueva Ley establece como requisitos necesarios para la interrupción voluntaria del embarazo: que se practique por un médico especialista, que se lleve a cabo en un centro sanitario público o privado acreditado, y que se realice con el consentimiento expreso y por escrito de la mujer embarazada o, en su caso, del representante legal. En el caso de mujeres de 16 y 17 años, el consentimiento deberá ser otorgado por ellas mismas si bien deberá informarse de su decisión a al menos uno de sus representantes legales, padre o madre, personas con patria potestad o tutores salvo que la menor alegue fundadamente que ello le provocará un conflicto grave que se traduzca en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos o situación de desarraigo o desamparo.

El embarazo se podrá interrumpir dentro de las catorce primeras semanas de gestación a petición de la embarazada siempre que se haya informado a ésta sobre los derechos, prestaciones y ayudas públicas de apoyo a la maternidad y que haya transcurrido un plazo de al menos tres días desde dicha información y la realización de la intervención.

No obstante, de forma excepcional, se prevén una serie de supuestos en que se podrá interrumpir el embarazo por causas médicas.